Noticias

Los Soprano: Una vez James Gandolfini estuvo tan ebrio que la producción lo encadenó a un árbol

El actor Michael Imperioli (Christopher) recordó una de sus anécdotas favoritas dentro del set de grabación de Los Soprano.

James Gandolfini Soprano
Getty Images

Los Soprano es una de las series más populares de la historia. El show de HBO ganó fama luego de su estreno en el año 1999 debido a su particular premisa, pero también por su buena personificación de la mafia italiana en los Estados Unidos.

Aún hasta el día de hoy el programa es una de las producciones mejor evaluadas por el público y los críticos. Tanto así que aún es considerada por muchos fanáticos de la TV como la mejor serie de todos los tiempos.

Muchos de los personajes de Los Soprano aún son recordados por los fans. Este es caso de Tony Soprano, el mítico protagonista que personificó James Gandolfini. Sin embargo, una nueva anécdota agiganta aún más su figura.

Los protagonistas del programa, Michael Imperioli y Steve Schirripa, conversaron en su podcast acerca de sus anécdotas favoritas de las grabaciones. Una de las más peculiares tiene relación con James Gandolfini y una borrachera de aquellas.

La gran borrachera de James Gandolfini en Los Soprano

Los actores pudieron recordar una de las situaciones más particulares que vivieron dentro del set de grabaciones de Los Soprano. En esta relatan como una gran borrachera de James Gandolfini terminó con el actor amarrado a un árbol.

“Ensayamos en un acantilado e iban a tener una cámara en un arroyo en un bote mirándonos, cámaras en el acantilado con nosotros. Fue un gran esfuerzo de producción «, dijo Michael Imperioli.

“Tuvimos que esperar hasta que fuera de noche, así que tuvimos unas horas para maquillarnos. Fuimos al camarín de James. Abrimos una botella de Wild Turkey. Pensamos tomar una copa porque ha sido una semana larga», prosiguió.

“Estábamos demasiado borrachos para darnos cuenta de si alguien estaba molesto, pero les preocupaba que nos cayéramos por el acantilado. Tomaron cadenas y las envolvieron alrededor de nuestros tobillos y las ataron a un árbol y lo cubrieron con hojas”, finalizó Imperioli.

Compartir