Noticias

La "maldición" del Mejor Nuevo Artista en los Premios Grammy: ¿Realidad o superstición?

La intrigante historia de la "maldición" que persigue a los ganadores del Grammy Mejor Nuevo Artista y cómo algunos artistas rompieron la tendencia.

Premios Grammy

Con la edición 2024 de los Premios Grammy a la vuelta de la esquina, surge la polémica en torno a la categoría de Mejor Nuevo Artista, conocida como la "terna maldita de los Grammys".

¿Realmente ganar este premio significa un futuro musical desastroso?

Acá exploramos los mitos y realidades detrás de esta controversial creencia.

El estigma de "Mejor Nuevo Artista": ¿Una profecía autocumplida?

La categoría de Mejor Nuevo Artista se ha ganado la reputación de ser un presagio de mala fortuna para quienes la conquistan. La creencia sostiene que los ganadores enfrentarán un declive en sus carreras, independientemente de la calidad de su trabajo. ¿Cuál es el origen de esta superstición musical?

¿En qué consiste la "maldición?

Desde 1959, el premio Grammy a Mejor Nuevo Artista ha sido entregado, pero a lo largo de los años, ha surgido la idea de que ganar este galardón es más una maldición que una bendición. Muchos artistas, a pesar de tener carreras prometedoras al inicio, han experimentado dificultades para mantener su éxito después de llevarse este premio.

Nominaciones Premios Grammy 2022

Casos emblemáticos de la "maldición" en acción

Algunos de los que resultaron ser víctimas de la maldición que representa el premio Grammy a Mejor Nuevo Artista fueron:

Milli Vanilli

Milli Vanilli, el dúo pop alemán-francés, ganó Mejor Nuevo Artista en 1990.

Sin embargo, su éxito fue efímero cuando se descubrió que no habían grabado ninguna de sus canciones.

Fueron despojados del Grammy, marcando un triste capítulo en la historia de la categoría.

Leann Rimes

A los 14 años, Leann Rimes ganó como Mejor Nuevo Artista, convirtiéndose en la más joven en recibir este honor.

A pesar de múltiples nominaciones posteriores, nunca volvió a ganar un Grammy.

Lauryn Hill

Lauryn Hill, ganadora en 1999, es considerada una leyenda del rap y el soul. A pesar de su impactante debut, nunca lanzó otro álbum de estudio, convirtiéndose en otro ejemplo de la maldición en acción.

Amy Winehouse

Amy Winehouse, tras ganar cinco Grammys en 2008, luchó contra adicciones. Su vida terminó trágicamente en 2011, sumando peso a la creencia de la maldición que rodea a la categoría.

Los artistas que rompieron la maldición

Aunque muchos no lo han hecho, algunos de los que han ganado el premio y han repetido su éxito son: The Beatles, Mariah Carey, Alicia Keys, Evanescence, Tracy Chapman, Adele, Maroon 5, Sam Smith, John Legend, Dua Lipa, Billie Eilish y Megan Thee Stallion, recoge Infobae.

Compartir