Noticias

Inteligencia Artificial: Supuesta mujer vendía fotos íntimas que no eran reales

Claudia simulaba ser una mujer de 19 años que vendía fotos de desnudos a quienes le enviaran mensajes internos.

  • Por Equipo Concierto.cl
  • |
Proyecto Nuevo (2)
Washington Post

La estafa quedó en evidencia después de un reportaje publicado por The Washington Post.  Quienes descubrieron que Claudia, la mujer que vendía fotos íntimas, nunca realmente existió, ya que era un avatar creado con Inteligencia Artificial.

La mujer que nunca existió

Es un hecho que los rápidos avances en los generadores de imágenes de IA, como Midjourney y Stable Diffusion, han ganado la atención mundial en las últimas semanas. Esto debido a sus ingeniosas obras de arte e impresionantes falsificaciones, como las que se han creado con expresidentes y recientemente con el papa.

Sin embargo, el caso de Claudia sugiere el lado más explícito de la tecnología: al permitir que cualquier persona cree imágenes de personas falsas que parecen increíblemente reales. Herramientas que están remodelando la forma en que se hace y se consume la pornografía.

La foto muestra el rostro de una mujer joven con cabello largo y oscuro y una sonrisa suave que dice que se “siente bonita hoy :)”. Mientras que en Reddit, donde Claudia, como se llama, se ofrece a vender fotos de desnudos a cualquiera que le envíe un mensaje privado.

Quienes investigaron las imágenes  dijeron que las fotos tenían varias características claras de una falsificación, incluidos detalles de fondo extraños y un lunar en el cuello que desaparecía entre las poses. “En realidad, es bastante fácil de crear”, dijo un programador de IA al Washington Post  .

Sin embargo la investigación asegura que miles de cuentas ahora están registradas en foros de discusión y salas de chat dedicadas a la creación y refinamiento de personas sintéticas o falsas, la mayoría de las cuales se asemejan a niñas y mujeres, un cambio rápido que podría poner patas arriba una industria multimillonaria, socavar la demanda de modelos del mundo real y actores y alimentan preocupaciones más profundas sobre la cosificación y explotación femenina.

 

Compartir