Noticias

Muere a los 89 años el director japonés Yoshida Kiju

El director, que formó parte de la Nouvelle Vague, falleció este jueves 8 de diciembre a los 89 años a causa de una neumonía,

Director
Getty Images

El director de cine Yoshida Kiju (antes Yoshida Yoshishige) falleció este jueves 8 de diciembre a los 89 años a causa de una neumonía, según revelaron medios de comunicación japoneses.

Junto con Oshima Nagisa y Shinoda Masahiro, Yoshida formó parte de la Nouvelle Vague de finales de los 50 y principios de los 60. Respaldada por los estudios Shochiku. La cual tuvo un gran impacto en el cine japonés tanto entonces como en las décadas posteriores.

Vida y obra de Yoshida Kiju

Licenciado por la elitista Universidad de Tokio, donde estudió literatura francesa, Yoshida se incorporó al estudio Shochiku en 1955 y trabajó como ayudante de dirección de Ozu Yasujiro y Kinoshita Keisuke.

En 1960 debutó como director con el drama juvenil "Good-for-Nothing". Ésta y sus siguientes películas, "La sangre está seca" (1960) y "Amargo final de una dulce noche", con sus despiadadas descripciones de los males sociales contemporáneos, marcaron a Yoshida, junto con sus compañeros de Shochiku Oshima y Shinoda, como rebeldes contra las convenciones del estudio. El trío llegó a agruparse bajo la etiqueta Shochiku Nouvelle Vague, un guiño a la Nueva Ola francesa que fue su influencia e inspiración.

En 1962, Yoshida dirigió a la estrella emergente Okada Mariko en el drama romántico "Akitsu Springs" y en 1964 se casó con ella.

En 1966, abandonó Shochiku para fundar su propia productora, Gendai Eigasha, con Okada como estrella habitual. Su "Eros+Massacre" de 1969, un retrato formalmente ambicioso y visualmente magnífico de un anarquista de los años 20. Se convirtió en la candidata japonesa al Oscar a la mejor película en lengua extranjera. Además, fue la primera de una trilogía sobre figuras revolucionarias, que incluía "Purgatorio heroico", de 1970, y "Golpe de estado", de 1973.

Tras esta última película, Yoshida dejó el largometraje para dirigir una serie de documentales para televisión. Entre ellos un programa de 1977 sobre la estrella del béisbol Sadaharu Oh. En 1986 regresó a la gran pantalla con "Una promesa", que se proyectó en la sección Un Certain Regard de Cannes, y en 1988 con "Cumbres borrascosas", que se estrenó en la competición de Cannes. Su última selección en Cannes fue el drama de 2002 sobre la bomba atómica de Hiroshima "Women in the Mirror".

Yoshida también se dedicó a la escritura. Publicando una novela sobre el líder nazi Rudolf Hess, un análisis de las obras de Ozu y, con el coautor Funahashi Atsushi, un libro sobre teoría cinematográfica.

Compartir