Entrevistas

“Barómetro del Bienestar Digital”: el estudio que analiza la relación de las personas con la tecnología

La segunda versión del estudio revela como la pandemia aumentó el uso de la tecnología para actividades funcionales, como aprender y trabajar.

Nativo Digital
Getty Images

La tecnología es una parte clave de nuestro día a día, pero muy pocas veces nos detenemos a pensar en la relación que tenemos con ella y nuestros hábitos de consumo.

En Mañana será otro día conversamos con Pablo Christiny, director ejecutivo de la Fundación Nativo Digital, acerca delBarómetro del Bienestar Digital” de Chile, estudio que revela cómo ha evolucionado la relación de las personas con la tecnología, abordando la realidad por géneros y edades, de jóvenes y adultos.

En su segunda versión, el estudio reveló nuevos resultados que permiten comparar a través de los datos, las tendencias y cambios del mundo digital entre 2020 y 2022, es decir, en el período pre y post pandemia.

¿Qué mide el estudio?

"Lo principal de este estudio es que es una investigación que trata de tomar una fotografía respecto de cómo los usuarios se están comportando en el espacio digital, cuáles son sus principales hábitos y básicamente entender cómo están coexistiendo las distintas generaciones en el espacio digital", señala Christiny.

El Barómetro mide tres grandes dimensiones. "La primera tiene que ver con el tipo de acceso que está teniendo la población y ahí podemos observar que la gran mayoría de la población tiene la posibilidad hoy de acceder a algún tipo de dispositivo que le permite acceder a Internet".

"Luego hay una dimensión que tiene que ver con el uso: para qué lo están usando, cuál es el tipo de acciones que están realizando. Y ahí es interesante también analizar que generacionalmente uno ya puede observar ciertas distancias respecto de para qué están ocupando las herramientas y qué tipo de aplicaciones están ocupando".

"Y la tercera dimensión tiene que ver con cuánto saben respecto de los riesgos que tenemos en el espacio digital y cuáles son las acciones que estamos tomando para enfrentar esos riesgos. Ahí uno de los elementos más interesantes tiene que ver con que hay una distancia muy grande respecto de lo que creemos que sabemos versus lo que hacemos en el espacio digital. Un 40% dice que tiene un conocimiento avanzado o profundo al respecto de Internet, pero de todas formas incurren en una serie de acciones de riesgo como por ejemplo tener una misma clave para todas sus cuentas.

Los principales resultados

Esta es la segunda versión que se realiza el estudio. El primero se hizo en 2020, antes de la pandemia, y demostró que la mayor cantidad de acciones que realizan los usuarios en Internet tiene que ver con acciones pasivas o no funcionales, como escuchar música o ver vídeos. "Ya está más o menos establecido que todo lo que tiene que ver con entretención y comunicación es la principal acción que se realiza en internet".

Al analizar los números entre la versión anterior y esta, se puede ver que las acciones funcionales como el trabajo y el estudiar aumentaron levemente. "Eso también nos da cuenta de que hubo una pequeña transformación digital forzada durante la pandemia debido a que la gente tuvo que ocupar las herramientas digitales ya no solo para entretenerse, sino que también para poder estar haciendo  acciones productivas o funcionales".

Durante este período también apareció la educación online. "En el estudio podemos observar que una mayoría de las personas, cerca del 40%, dice que efectivamente le resultó más cómodo tener estudios a través de las plataformas digitales. Pero casi el mismo número, cerca de un 35%, nos dice que esa clase fue menos efectiva desde el punto de vista del aprendizaje. Entonces efectivamente tenemos una condición de comodidad frente al aprendizaje a través de plataformas online, pero todavía no se logra un impacto en el aprendizaje que sea igualable con lo que aprenden los niños en la sala de clases", observa Christiny.

Niñeras digitales

Ocho de cada diez adultos dice que ha recibido mensajes discriminatorios y siete de cada diez ha recibido mensajes de agresión directamente. "Los adultos al menos nos estamos dando cuenta de que el espacio no es tan seguro, pero uno de cada cuatro adultos dice que no tiene ningún tipo de control o no tiene idea lo que está haciendo su hijo en Internet. Y ese es uno de los temas más delicados probablemente desde el punto de vista de la crianza digital. Porque la práctica lo que estamos haciendo es entregarle este espacio o este dispositivo casi como una niñera digital y dejarlo enchufado ahí".

"Yo no digo que nos transformemos en unos policías del Internet de lo que están haciendo los niños, pero efectivamente están sometidos a una serie de riesgos que van a tener que enfrentar en el espacio digital. Y si los padres o madres no están acompañándo, no están conteniendo, probablemente la tasa de riesgo aumenta", indica el director de la fundación.

"Lo que nosotros planteamos desde la Fundación Nativo Digital tiene que ver con ser capaces de tener criterios autónomos de cómo usar la tecnología. Porque hoy hablamos de los nativos digitales pero en la práctica podemos observar que son más bien unos huérfanos digitales, porque no tienen grandes competencias respecto de cómo usar las tecnologías para acciones más complejas".

"Tenemos un usuario que utiliza mucho las tecnologías pero que no es muy competente. Por lo tanto en la educación tenemos una responsabilidad de hacer que el uso de las tecnologías permita mejoras en el proceso de formación, de tal manera de que este usuario salga preparado para enfrentar el siglo 21, donde vamos a tener tareas absolutamente automatizadas y digitalizadas".

 

Compartir