Noticias

"Si mueres en el juego, mueres en la vida real": Oculus presenta nuevo casco de VR

El polémico proyecto es propiedad de Palmer Luckey, fundador de Oculus VR.

  • Por Equipo Concierto.cl
  • |
Diseño Sin Título (7)
Palmer Luckey

El estadounidense Palmer Luckey, fundador de Oculus VR y diseñador del Oculus Rift, aseguró haber construido un nuevo casco de realidad virtual en el que si mueres en el juego, mueres también en la vida real.

Luckey, a través de una publicación en su página web, comunicó sobre los trabajos en torno a este llamativo proyecto.

Según indicó, se encuentra desarrollando unos nuevos lentes de realidad virtual con un videojuego que tendría consecuencias reales, más allá de lo virtual.

El multimillonario y también cofundador de la empresa de tecnología de defensa centrada en la autonomía, Anduril Industries, dijo que su nuevo diseño puede hacer explotar la cabeza del usuario “con módulos de carga explosiva".

“Se obliga a la gente a repensar fundamentalmente cómo interactúan con el mundo virtual y los jugadores dentro de él”, planteó Luckey de 30 años, quien vendió la compañía a Facebook en 2014 por US$2 mi millones.

En la misma publicación, detalló que se encuentra a medio camino para completar su nueva creación. El magnate titulo su nuevo proyecto como “NerveGear” . Además admitió aún no tener “la valentía” para probarlo.

“Los gráficos pueden hacer que un juego parezca más real, pero solo la amenaza de graves consecuencias puede hacer que un juego se sienta real para ti y para todas las demás personas que están en él”, señaló.

"NeverGear"

El nombre “NerveGear” proviene del popular anime Sword Art Online. Este relata cómo el aparato VR posee en su programación “trampas” específicamente diseñadas sobre la conexión neuronal del usuario. Asi, se  impide la desconexión voluntaria, matando a quienes perdían o se les detectaba interferencia externa para liberarse del dispositivo.

Luckey, en su texto, asegura que el casco mortal "en este momento es solo una pieza de arte de oficina. Un recordatorio que invita a la reflexión sobre las vías inexploradas en el diseño de juegos".

Compartir