Noticias

Andrea Arístegui sufrió lanzazo mientras reporteaba en Brasil: Le quitaron su celular

La periodista se encontraba transmitiendo en vivo cuando un joven en bicicleta rápidamente le quitó su teléfono celular.

Andrea Arístegui
Instagram @aaristeguia

Una desagradable situación vivió Andrea Arístegui mientras reporteaba las elecciones del pasado fin de semana en Brasil. Esto porque la periodista sufrió el robo de su celular en plena transmisión en vivo.

La comunicadora se encontraba haciendo un despacho sobre los comicios en sus redes sociales cuando un amigo de lo ajeno le quitó su teléfono. Una situación que fue dada a conocer por la televisión argentina.

"Esto no es primera vez, porque ayer estábamos aquí mismo y pasó otro chico en bicicleta y trató también de robarnos cosas. Ahora que me robaron el teléfono, unos colegas me dicen que ya se han robado tres teléfonos así mismo", dijo Aristegui.

"Esto dificulta el trabajo, que es lo que más lamento. Después el tema del teléfono como tal, pero es una dificultad", agregó la periodista en el programa Todo Noticias  de la televisión trasandina.

La reacción de Andrea Arístegui

El hecho fue recordado por la comunicadora en el último episodio del matinal Mucho Gusto. Fue aquí donde José Antonio Neme quiso indagar más y conversó con Andrea Arístegui sobre el robo.

"Cosas que pasan en el reporteo. Ayer estábamos cubriendo lo que estaba pasando en el comando de Lula, en un hotel, donde estaban cien medios de comunicación internacionales. Estábamos todos los periodistas en la puerta del hotel, no fue ni siquiera a una cuadra", reveló la enviada de prensa.

"Yo estaba con mi teléfono haciendo una transmisión live. Para mostrar cómo empezaba a reaccionar la gente que estaba esperando su resultado", puso en contexto la lectora de noticias de Mega.

"Vino un chico y me robó el teléfono de las manos. Una anécdota desagradable, mala para mí, desagradable, pero no me pasó nada, no hubo violencia, afortunadamente. Sí, fue como un ‘lanzazo", explicó ante la sorpresa en el estudio de José Antonio Neme.

Compartir