Noticias

“Arruinan la espontaneidad”: Sean Bean critica a los coordinadores de intimidad

El actor opinó que los coordinadores de intimidad estropeaban las escenas ya les que quitaban la naturalidad.

Sean Bean Coordinador Intimidad
Getty Images

Sean Bean, quien interpretó a Ned Stark en Game of Thrones, le dijo al Times of London que no es fanático de los coordinadores de intimidad porque teme que “arruinen la espontaneidad” de las escenas íntimas.

“Creo que la forma natural en que se comportan los amantes se arruinaría si alguien la redujera a un ejercicio técnico”, dijo. “Me inhibiría más porque está llamando la atención sobre las cosas”.

Como ejemplo de sus argumentos, Bean hizo referencia a una escena inusual de la temporada 2 de Snowpiercer de TNT en la que los personajes que él y su coprotagonista Lena Hall interpretan tienen intimidad con la ayuda de un mango.

Bean dijo: “Creo que en realidad cortaron un poco. A menudo, el mejor trabajo que haces, en el que estás tratando de superar los límites, y la naturaleza misma del mismo es experimental, es censurado cuando las compañías de televisión o los anunciantes dicen que es demasiado. Es una escena agradable, bastante surrealista, onírica y abstracta. Y al estilo mango”.

Después de que el entrevistador observara que los coordinadores de intimidad eran una respuesta a las revelaciones de #MeToo destinadas a ayudar a las actrices a sentirse seguras en el set, Bean respondió: “Supongo que depende de la actriz. Esta [Hall] tenía antecedentes musicales de cabaret, por lo que estaba dispuesta a cualquier cosa”.

La respuesta de Lena Hall

Eso provocó una larga respuesta en Twitter de la propia Hall esta tarde.

La actriz corrigió dos puntos en esa última afirmación de Bean escribiendo: "El hecho de que esté en el teatro (no en el cabaret, pero los actúo de vez en cuando) no significa que esté dispuesta a todo".

También dejó en claro que se sentía completamente a gusto con Bean en la escena del mango, pero eso no significa que sienta que los coordinadores de intimidad son superfluos.

“Si me siento cómoda con mi compañero de escena y con los demás en la sala, no necesitaré un coordinador de intimidad”, escribió. “PERO si hay alguna parte de mí que se siente rara, asquerosa, sobreexpuesta, etc. desafiaré la necesidad de la escena o querré un coordinador de intimidad”.

Terminó sus pensamientos con: “Siento que los coordinadores de intimidad son una adición bienvenida al set y creo que también podrían ayudar con el trauma experimentado en otras escenas. A veces los necesitas, a veces no, pero cada persona, escena y experiencia es diferente”.

Compartir