Entrevistas

"Detén el invierno": El autor chileno Andrés Valdivia reflexiona sobre la leucemia de su hijo de 2 años en nuevo libro

"A mi hijo le diagnosticaron una leucemia bien jodida el 2018, un niño de 2 años. El tratamiento fue crecientemente saliendo todo mal", contó el autor.

Detén El Invierno
Editorial Emecé

El cáncer y la paternidad se enfrentan en Detén el invierno, un reciente lanzamiento literario que reflexiona sobre la salud, la infancia y la pérdida.

En Mañana será otro día conversamos con Andrés Valdivia, autor de Detén el invierno, el libro describe el vertiginoso camino de un hombre que teme perder a su hijo.

Para partir la conversación, Valdivia comentó que "a mi hijo le diagnosticaron una leucemia bien jodida el 2018, un niño de 2 años. El tratamiento fue crecientemente saliendo todo mal, permanentemente. Al final llegamos a una situación muy difícil, muy crítica".

En esta misma línea, el escritor destacó que "como otros niños, muy pocos a los que les pasa lo mismo la gran mayoría muere. Ningún niño en la condición de mi hijo Julián ha sobrevivido en la UC en 30 años de trabajo oncológico".

Asimismo, el chileno señaló que "fue una especie de anomalía estadística. Mi motivación para hacerlo tuvo dos cosas: de puro exhibicionista, mi personalidad es bien abierta. Por otro lado, porque me di cuenta que la gente me felicitaba y decía que ahora iba a recuperar mi vida y resulta que es imposible".

"Tú te empiezas a dar cuenta que estás muy solo arriba de una piedra girando alrededor del universo. Que todas las cosas por las que deberías estar agradecido y contento no alcanzan a compensar la sensación de ingravidez y soledad", agregó.

Detén el invierno

Asimismo, el autor nacional entregó mayores antecedentes sobre la escritura de este reciente libro. Según contó, espera que este texto sirva para comprender los sentimientos de los padres que tienen hijos con enfermedades graves.

Sobre esto, Andrés Valdivia dijo que "dije que tenía que contar esta historia de alguna manera. Incluso si tú me preguntas para que mis seres queridos entienda como yo soy y estoy".

"Me di cuenta después que había una dimensión media universal en esto, que tenía otros ribetes. Por ejemplo, las historias oncológicas suelen ser de madres, era medio novedoso ahora que los hombres no estamos de moda", bromeó el autor.

"No pude estar en esto sin tratar de aprender. Era un año y medio de tratamiento y yo no podía estar como siendo incapaz de leer los exámenes, sin poder tener diálogo con los doctores. Era una forma de mantenerme ocupado y proteger a mi mujer", finalizó.

Conoce más del libro aquí.

Compartir