Un poco de historia: el voto femenino y sus inicios en Chile y el mundo

Desde 1934 las mujeres lograron participar en las elecciones municipales, sin embargo, pasó más de una década para hacerlo en las presidenciales.

Voto Femenino Voto Femenino

Durante ambas jornadas de votación, se ha hecho énfasis en lo histórico que significan estas elecciones para el país, debido al contexto social y los cargos que se eligen. Por lo mismo, es necesario reforzar un poco más sobre el voto femenino.

Cabe recordar, que dentro de los cuatro cargos que se están votando, se debe respetar la paridad de género en el caso de los Convencionales Constituyentes. 

Hagamos un repaso de lo general a lo particular. El primer país en permitir el voto femenino en la historia fue Nueva Zelanda. Aquí destaca el rol que jugó Kate Sheppard, quien luchó por los derechos de todas las mujeres, razón que le permitió aparecer hoy en los billetes de 10 dólares neozelandeses.

Sheppard comenzó a involucrarse dentro de la actividad política, presentando principalmente proyectos de ley que beneficiaran a la mujer. Se centró en el derecho a sufragio y presentó petitorios al parlamento de su país, logrando en 1893 más de 32 mil firmas por la causa. Gracias a esto, la petición fue aprobada y en septiembre se convirtió en ley.

¿Y el voto femenino en Chile?

Desde la década de 1920 comenzó una larga lucha y debate por este derecho, donde existió oposición desde los partidos anticlericales y de la izquierda . Esto, de acuerdo a lo mencionado por Memoria Chilena, debido a la tendencia conservador del electorado femenino en ese entonces. 

Por lo tanto, este avance tuvo que esperar durante varios años, hasta que en 1934 recién se aprobó el voto femenino en elecciones municipales. 

Voto Femenino Chile

Eliana Caffarena es una de las mujeres que marcaría el cambio, quien no se conformó solo con las municipales. Formó distintas organizaciones como la Asociación de Mujeres Universitarias y fundó el Movimiento Pro Emancipación de la Mujer Chilena. Finalmente, en 1949 se logró el derecho a sufragio para las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Con esto, las mujeres pudieron votar por primera vez en el proceso electoral de 1952, cuando Carlos Ibáñez del Campo fue elegido para la presidencia.

Sin duda un hecho histórico que quedó marcado en el recuerdo de muchas mujeres, como el caso Lucy Echeverría. En un relato a la web de la Universidad de Chile, ella cuenta su experiencia siendo una de las primeras vocales de mesa en una votación de tal envergadura.

De a poco fue aumentando la participación en los procesos electorales, hasta que en 1970 se logró la paridad con los votos masculinos. 

Ahora Escuchas