Observan por primera vez un huracán espacial

El hito tuvo lugar en agosto de 2014, durante un período de condiciones geomagnéticas tranquilas y mucho más cerca del Polo Norte.

Huracan Espacial Huracan Espacial

Un equipo internacional de científicos dirigido por la Universidad de Shandong (China) publicó el descubrimiento de un huracán espacial. Un evento muy por encima de las regiones polares de nuestro planeta, en las que el plasma se mueve como un tifón o un huracán.

Concretamente, el hito tuvo lugar en agosto de 2014. Fue durante un período de condiciones geomagnéticas extremadamente tranquilas y mucho más cerca del Polo Norte magnético que las auroras boreales promedio.

Hasta ahora era conocido que, a medida que las partículas suben o bajan, se puede formar una zona de bajas presiones y surgir, de ahí, los huracanes. Lo que aún no se sabía es que las partículas cargadas eléctricamente en la ionosfera pueden actuar exactamente de la misma forma, creando estos "huracanes espaciales".

"Hasta este momento, era incierto que los huracanes de plasma espacial existieran, por lo que demostrar esto con una observación tan sorprendente es increíble", explica Mike Lockwood, científico espacial del Departamento de Meteorología de la Universidad de Reading a la revista Nature Communications que recoge el estudio. "Las tormentas tropicales están asociadas con enormes cantidades de energía, y estos huracanes espaciales deben ser creados por una transferencia inusualmente grande y rápida de energía eólica solar y partículas cargadas a la atmósfera superior de la Tierra".

Consecuencia para nuestro planeta

Los científicos analizaron una masa de plasma en remolino de 1.000 kilómetros de ancho detectada a cientos de kilómetros sobre el Polo Norte. Las observaciones muestran una gran mancha auroral. Esta tiene forma de ciclón con un centro de flujo casi nulo y un fuerte flujo de plasma horizontal circular. Aunque en este caso, en lugar de provocar una lluvia de agua, como en el caso de los otros huracanes, llovieron electrones en la ionosfera. El huracán espacial se movió en una rotación en sentido antihorario. Asimismo, duró unas ocho horas antes de romperse, según explican los investigadores.

El huracán espacial provocará importantes efectos meteorológicos en la Tierra. Por ejemplo, un aumento de la resistencia de los satélites. Perturbaciones en las comunicaciones por radio de alta frecuencia (HF). Y un aumento de los errores en la ubicación del radar sobre el horizonte. También la navegación por satélite y los sistemas de comunicación, concluyen los autores.

Ahora Escuchas