Noticias

Documental muestra la miseria de Shein con sus trabajadores

"Untold: Inside the Shein Machine" se titula la producción audiovisual que devela el maltrato y precariedad laboral de la tienda Shein.

Proyecto Nuevo (4)
Gettyimages

Fundada en 2008 en la ciudad China de  Nankín por el multimillonario  Xu Yangtian o también conocido como Chris Xu, Shein se ha convertido rápidamente en la aplicación favorita para encontrar las últimas tendencias de la moda a un muy bajo precio. Sin embargo, esta tienda de ropa low cost  tiene repercusiones a nivel social y medioambiental.

Shein: lo barato sale caro

"Untold: Inside the Shein Machine" es el documental de la  cadena británica Channel 4 que muestra las terribles condiciones laborales en Shein.

La producción consiguió que Iman Amrani, una de sus periodistas, se hiciera pasar por una de las empleadas de las fábricas de la firma en China. Allí se comprueba que trabajan 120 horas semanales (unas 18 horas diarias), a pesar de que las leyes del país impiden que la jornada laboral sea mayor a 40 horas semanales. Además que a los trabajadores de la firma se les retiene el pago durante el primer mes.

Si bien la primicia principal del programa es mostrar las condiciones laborales de los trabajadores de la marca y la explotación que sufren dentro de la fábrica. Amrani también visibiliza un punto crucial, el de los consumidores. Quien asegura que las técnicas de marketing de la aplicación y la página web de Shein están diseñadas para que las personas compren por impulso. A lo que se suman los envíos gratis por un cierto gasto total o descuentos que solo duran una cierta cantidad tiempo, enfatizando así la disponibilidad limitada de productos.

Finalmente Amrani también se encuentra con los “micro-influencers” de TikTok, los que son parte fundamental para Shein. Usuarios que aceptan ropa gratuita a cambio de publicidad. De esta forma generan confianza en los espectadores para comprar a través de la aplicación o el sitio web, sin importar que la producción de la indumentaria tenga un muy bajo costo y un alto precio para quienes la fabrican.

Compartir