Entrevistas

Hernán Rivera Letelier: "La escritura me salvó de la locura"

El aclamado escritor chileno conversó con Andrés Vial y Constanza Santa María sobre su último libro “Hombres que llegan a un pueblo”.

Hernán Rivera Letelier
La Tercera

Hernán Rivera Letelier es uno de los autores chilenos más reconocidos y respetados de los últimos años. Obras notables como "Santa María de las Flores Negras" y "La Reina Isabel Cantaba Rancheras" se han convertido en clásicos de la literatura nacional.

En Mañana será otro día conversamos con el escritor nacional sobre su último libro “Hombres que llegan a un pueblo. Son tres novelas breves sobre un violinista, un charlatán y un fotógrafo que llegaron a varias comunidades de la pampa chilena durante la decadencia del salitre.

“Hombres que llegan a un pueblo”

Rivera contó que escribió el libro en la pandemia. En total se demoro un año y medio en completar las tres historias. Al igual que en sus obras anteriores, el escritor se inspiró en la pampa chilena para su novela. "Lo más difícil fue encontrar que contar ahora de la pampa, porque ya la había contado desde todos los puntos de vista. Desde el amor, la prostitución, los viajes en tren, las matanzas, el fútbol, la infancia". Para su último libro el escritor utilizó el punto de vista de los forasteros que llegan a la pampa y alucinan con lo que ven, oyen y sienten en el desierto.

Uno de los tres personajes del libro es el charlatán. "Cuando era niño me alucinaba escuchando a los charlatanes en la plaza del mercado en Antofagasta. Cuando tenía 12 años y andaba por las calles vendiendo el diario, encontraba un charlatán hablando y me quedaba ahí escuchando como bobo". En sus palabras, "el charlatán es un tipo que envuelve a los oyentes con su labia y vende cualquier cosa".

El escritor también contó que el anciano de la historia de Tristán el Triste está basado en un hombre que conoció. "Está inspirado en un anciano que se quedó cuidando una oficina salitrera donde yo me crie hasta los 9 años. El año 1959 la oficina cierra y nos fuimos todos, emigramos a Antofagasta. Y se quedó un hombre como vigilante. El '94 cuando empecé a escribir 'La Reina Isabel Cantaba Rancheras' fui a la oficina y el viejito seguía ahí solo, hablando con los perros".

La pampa: una fuente inagotable de inspiración

Al preguntarle como encontraba tantas historias sobre la pampa, el autor respondió que es complicado, pero que se puede con harto oficio y paciencia. "El talento es una larga paciencia. Hay 1.000 km de pampa y más de 300 oficinas mineras, entonces hay un montón de historias que contar".

"La escritura me salvó de la locura. Escribía desde las 5 am hasta las 10 de la noche para no volverme loco. Fue la única manera de no morir". 

Este año Hernán Letelier ha vuelto a quedar como uno de los candidatos al Premio Nacional de Literatura. Es la quinta vez que el autor es nominado. "Como persona no se me debe, no tengo título ni estudios. Pero la obra sí se lo merece".

Compartir