Noticias

El juego de calamar: «Esta es una historia sobre perdedores», dice su director

Hwang Dong-hyuk, director de "El juego del calamar", contó que se inspiró en su propia historia de vida de la infancia para crear la exitosa serie.

El Juego Del Calamar
Netflix

En la exitosa serie de Netflix El juego del calamar, juegos para niños inocentes como tira y afloja, y luz roja – luz verde, pueden adquirir un significado completamente nuevo.

Para su creador, Hwang Dong-hyukestos juegos formaron parte de su infancia en Corea del Sur.

«Todos nosotros hemos jugado en algún momento a esos juegos simples e infantiles», le dijo a CNN.

Entre los que Hwang jugó cuando era niño estaba el «juego del calamar», que consiste en un equipo en el que los atacantes se abrían paso a través de un área en forma de calamar, con otro de defensores tratando de detenerlos, recoge Radio Activa.

«Era muy exigente físicamente, por lo que cada vez que jugamos alguien se lesionaba, se rasgaba la ropa o lloraba», señaló.

«Siempre sería el último juego del día (…) Habiendo crecido hasta convertirse en un adulto, la pregunta ‘¿cómo sería volver y jugar esos juegos de la infancia nuevamente?’ fue el comienzo de la creación de toda la serie», añadió el director de El Juego del Calamar.

El juego del calamar: Estreno exitoso

Lanzada en septiembre, El juego del calamar está en camino de convertirse en el programa más popular de Netflix, habiendo alcanzado el número uno en 90 países, incluido EE.UU. Para Hwang, la narrativa del programa refleja la «sociedad competitiva» en la que vivimos hoy.

«Esta es una historia sobre perdedores», dijo. «Aquellos que luchan con los desafíos de la vida cotidiana y se quedan atrás, mientras que los «ganadores suben de nivel».

También es una historia personal. Los dos personajes principales, Seong Gi-hun y Cho Sang-woo, llevan el nombre de sus viejos amigos; y él los llama sus «clones internos».

«Ellos representan mis dos lados. Al igual que Gi-hun, fui criado por una madre soltera en un entorno con problemas financieros en Sangmun-dong», explicó.

«Al mismo tiempo, como Sang-woo, fui a la Universidad Nacional de Seúl y todo mi vecindario me elogió y tenía grandes expectativas de mí».

Compartir