Noticias

Condenan a cinco ex agentes de la DINA por secuestro calificado y torturas

La magistrada Marianela Cifuentes sentenció a 6 años por secuestro calificado y 3 años por el delito de aplicación de tormentos a 5 ex agentes de la DINA.

Tribunales Justicia Dina

La ministra en visita extraordinaria de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Marianela Cifuentes, dictó sentencia definitiva de primera instancia en la causa de secuestro y torturas de la ex presa política, Luz de las Nieves Ayress Moreno (PS).

La magistrada condenó a César Manriquez Bravo, Ciro Torré Sáez, Klaudio Kossiel, Raúl Quintana Salazar y Vittorio Orvietto, 6 años por secuestro calificado y de 3 años por el delito de aplicación de tormentos. Todos los hombres eran ex agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

El abogado querellante, Francisco Ugás, del estudio Jurídico Caucoto Abogados, manifestó que pese a valorar esta resolución, apelarán del fallo instando por elevar las penas.

Al respecto, Ugás argumentó que “si bien todos los casos relativos a los crímenes de la dictadura son terribles. Las características específicas de los hechos que infundan este episodio, lo convierten en uno de los más brutales".

"Es por esto que la sanción punitiva a imponer a los responsables, debe ser proporcional a la gravedad de dichos crímenes. A juicio de la parte querellante, debe ser mayor en su cuantía”, complementó el abogado.

La investigación

La investigación encabezada por la ministra Cifuentes, estableció que el 30 de enero de 1974, agentes de la DINA detuvieron a Luz de las Nieves Ayress Moreno. Esto en la comuna de San Joaquín, junto a su padre Carlos Orlando Ayress Soto y su hermano Carlos de 15 años de edad.

Luego fueron traslados  al centro de detención clandestino "Londres 38”. El recinto estaba a cargo del oficial del Ejército César Manríquez Bravo, y en el que cumplía funciones en esa época su par Sergio Castillo González.

Posteriormente, y aún permaneciendo en dicho lugar, fue interrogada y sometida a tormentos físicos y psicológicos por parte de los agentes. Los cuales consistían en electrochoques en distintas partes del cuerpo, específicamente en zonas sensibles como el ano, senos y vagina.

Le aplicaban “El submarino”, procedimiento en donde le sumergían la cabeza en un balde con excrementos; y, violencia sexual, entre otros vejámenes.

Compartir