Conoce al ingeniero de modestas expectativas que terminó siendo clave por agujero negro

Alejandro Sáez creía al principio que «terminaría trabajando en una empresa de telecomunicaciones». Hoy es pieza clave en supercomputadora del observatorio ALMA.

Los radiotelescopios del complejo ALMA en Chile colaboraron para detectar, por primera vez, un agujero negro en el espacio.

Fue un esfuerzo mundial, luego que aparatos de diversas latitudes de la Tierra apuntaran sus lentes hacia un punto de la galaxia, donde justamente se dio con este cuerpo que incluso atrapa la luz.

Y en este proceso fue clave Alejandro Sáez, ingeniero eléctrico y líder del correlacionador y sistema de transmisión de ALMA. Él estuvo a cargo de armar una supercomputadora que procesara la montaña de datos que toma el complejo desde el cosmos.

"Más de 10 años" ha trabajado en el proyecto, y en todo ese tiempo, "hay períodos que son de mucha actividad y sumamente intensos". Pero "si algo no sale bien, tú no vas a tener otra oportunidad" de ver un fenómeno como el agujero negro. Por ello, todo debe funcionar perfecto.

Ver la imagen algo difusa donde dominan el naranja, el negro y algo de amarillo lo emociona. Sobre todo considerando sus modestas expectativas en un comienzo: "Tenía la impresión de que terminaría trabajando en una empresa de telecomunicaciones".

Lee también: Katie Bouman: la mujer clave en la primera imagen de un agujero negro. 

"No era muy motivante para mí ese futuro", admitió. No obstante, se le dieron oportunidades y tomó riesgos “de forma irresponsable”, admite. Ahora, no se arrepiente de nada.

Y sobre el ordenador en ALMA, explica que "es como tener 3 millones de laptops funcionando al mismo tiempo". Ya en tono ilustrativo, Sáez comentó que "un correlacionador no es algo que tú puedas comprar en la Casa Royal".

Ahora Escuchas