La Comunidad Sin Anillo

Abuso, pero no violación: Indignación mundial por condena en España

Los miembros de “La Manada” recibieron nueve años de cárcel y no los 22 que pidió Fiscalía.

Los acusados por violación grupal a una joven en los Sanfermines de 2016, José Ángel Prenda, Alfonso Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero y Ángel Boza, quienes se hacían llamar La Manada, fueron condenados a nueve años de cárcel por el delito de abuso sexual y no por violación, como solicitó la Fiscalía española.

La decisión del Tribunal es contraria a la petición de 22 años del Ministerio Público por agresión sexual.  Además, recibieron cinco años de libertad vigilada a cada uno y el pago de «una indemnización conjunta y solidaria» para la víctima de 50.000 euros y 1.531 al Servicio Navarro de Salud.

Colectivos de mujeres y la comunidad en general expresaron su indignación y frustración por la decisión del Tribunal: «No es abuso, es violación» y «tendrían que haber sido condenados a 25 años por violación, que es lo único que se merecen», decía una de las mujeres allí presentes.

La víctima, que entonces tenía 18 años, realizó un relato pormenorizado de los hechos el pasado mes de diciembre y manifestó la confusión, el miedo y el desamparo que sintió durante y después de la agresión. «Estaba totalmente en shock, no sabía qué hacer, quería que todo pasara rápido y cerré los ojos para no enterarme de nada y que pasara rápido», dijo en su declaración.

 

Las defensas de los acusados negaron la acusación de violación y mantuvieron durante el juicio que el caso no era más que una sesión de sexo en grupo entre jóvenes, y sostuvieron que en las grabaciones no había imágenes «de asco, ni dolor, ni sufrimiento» de la víctima. Según los letrados, «el video recogido por los acusados no demuestra que se trate de una violación en grupo, sino todo lo contrario, porque el comportamiento de la víctima no es el de quien está siendo violada contra su voluntad».

Uno de los abogados generó protestas que desbordaron las salas del juzgado de Pamplona cuando mostró un informe de unos detectives con publicaciones de la víctima en las redes sociales que pretendían demostrar que llevaba una vida normal tras la agresión.

Puedes ver el video de la resolución a continuación:

Compartir