Noticias

Momentos con mayor riesgo para ser infieles

Hombres y mujeres casados viven diferentes etapas, éstas son  las de mayor vulnerabilidad. 

Según un estudio realizado por el sitio de citas AshleyMadison.com, una  red social  que busca unir y encubrir a infieles de todo el mundo, hizo una investigación entre sus usuarios, comprendiendo las razones de por qué recurren a estos medios para concretar sus citas clandestinas y en muchos casos, extramaritales.

Tanto hombres como mujeres tienen diferentes razones y etapas para ser infieles. Estas pueden variar dependiendo de los años de unión o los gustos personales reprimidos en pareja.

Mujeres:

Ellas acostumbran a ser infieles los primeros años de matrimonio, esto no supera los 3 años. “Estas jóvenes mujeres muchas veces se han casado por presión familiar o para salir de casa de sus padres; su esposo generalmente es su primera pareja o incluso nunca tuvieron relaciones íntimas con ninguna persona antes de casarse”, explica Ricardo Castañeda, Director General de AshleyMadison.com en México.

Casadas por más de 10 años, pasada una década, los maridos parecieran tener a sus esposas seguras a su lado, esta actitud algo machista y controladora logra hartar a las mujeres, las que buscan un amante como vía de escape. Ellas necesitan sentirse atractivas y valoradas nuevamente.

Hombres:

Casados  mínimo 4 años,  han tenido hijos y esa es la razón por la que sus parejas los han rechazado en una o más ocasiones. Ellos caen en infidelidad por saciar una necesidad física y no por carencias afectivas como las mujeres. Les es muy importante conservar su matrimonio y el amor concebido dentro de su familia, pero buscan un estilo de vida en el que puedan disfrutar de los dos: estabilidad y pasión, matrimonio y amorío.

Ambos:

Hay caso de hombres y mujeres caen en  la infidelidad, sólo por realizar fantasías o prácticas sexuales que no les son permitidas por sus parejas. Ellos no tienen etapas definidas y buscan relaciones adrenalínicas y parejas que estén dispuestas a experimentar.

 

¿Y tú qué opinas?

Compartir