Noticias

Exsocia de Harvey Weinstein se suicidó

La familia de Jill Messick apuntó al ex productor como responsable de su fallecimiento.

Jill Messick, exproductora ejecutiva asociada a Harvey Weinstein y Rose McGowan, se suicidó a los 50 años. Su familia acusó a ambos de su muerte, argumentando que la arrastraron a las denuncias de abuso sexual.

Messick, que sufría de trastorno bipolar y depresión, trabajó con el cuestionado exproductor de Hollywood y la actriz, que acusó a Weinstein de violación, y fue sindicada como cómplice de aquella vejación ocurrida en enero de 1997.

“Jill fue víctima de nuestra nueva cultura de compartir información ilimitada y la voluntad de aceptar la declaración como un hecho. La velocidad de la difusión de información ha llevado a falsedades sobre Jill como persona, que no pudo y no quiso desafiar. Ella se convirtió en daño colateral en una historia ya horrible”, sentenció el comunicado publicado por sus parientes.

Jill Messick se desempeñó como productora ejecutiva de Baby Mama y Hot Rod y fue gerente de McGowan en 1997.