Noticias

La Nobel que salvó del nazismo a otra Nobel

La escritora sueca Selma Lagerlöf facilitó en 1940 el salvoconducto para la huida de la poeta Nelly Sachs.

El 10 de diciembre de 1966 la poeta alemana Nelly Sachs (1891-1970) recibió el Nobel de Literatura en Estocolmo, compartido con Shmuel Agnon. En su discurso había algo más que gratitud: “En el verano de 1939 una amiga alemana vino a Suecia a visitar a Selma Lagerlöf para pedirle que encontrase un refugio para mi madre y para mí (…) En la primavera de 1940, después de meses tortuosos, llegamos a Estocolmo. Ya se había producido la ocupación de Dinamarca y Noruega. La gran novelista ya no estaba”, según publicó El País.

Selma Lagerlöf, “la gran novelista”, la primera mujer en ganar el Nobel de Literatura (1909), la autora traducida a medio centenar de idiomas, murió el 16 de marzo de 1940 sin saber si su intervención había bastado para salvar a la poeta y a su madre, de raíces judías, de la maquinaria de exterminio nazi. Gracias a su mediación, huyeron de Berlín en el último avión que despegó hacia Estocolmo. El salvoconducto había llegado al mismo tiempo que la orden de deportación de las dos mujeres a un campo nazi, según recordó ayer Belén Yuste, comisaria de la exposición Mujeres Nobel, que se puede visitar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, en Madrid, hasta el 20 de marzo, y donde se rememora esta historia.

Nelly Sachs se salvó del nazismo pero, como tantas otras víctimas, malvivió con el trauma de la superviviente. Dejó de escribir. Aquella poesía romántica que había cultivado no servía para el Holocausto. Calló hasta recibir el siguiente golpe: la desaparición de un amor de juventud en un campo de concentración. La poesía volvió de otra manera, al servicio de la memoria, del horror. Plegarias por el novio muerto fue su primer poema en Suecia, incluido en el libro En las moradas de la muerte, publicado en 1986 en España en una colección de Orbis dedicada a los premios Nobel.